fbpx

Les hacen Huecos a las Vacas para meterles las manos hasta el estómago

Cuando nos enteramos que les hacen huecos a las vacas para meterles las manos hasta el estómago no lo podíamos creer.

Nuestra incredulidad no estaba ligada a la imposibilidad de tal acto en sí sino al estupor de comprobar, una vez más, cuan efectivo es el hombre cuando pone su creatividad al servicio de la crueldad.

Hacen huecos a las vacas. Sí, lo volvemos a repetir. Huecos, ¿cómo se ven? Más o menos así:

Huecos en Vacas

Los huecos a las vacas se utilizan con el objetivo de reducir costos y aumentar la producción de leche y carne.

¿Para qué les hacen Huecos a las Vacas en el lomo?

La fistulación en rumiantes es una cruel técnica que se utiliza para evaluar la digestibilidad de los alimentos. El objetivo del procedimiento es reducir costos y aumentar la producción de leche y carne.

Dicho en criollo, la “fistulación” es hacerles huecos a las vacas. Un agujero en el lomo, sin más ni menos. ¿Y cómo evalúan la digestión alimenticia de las vacas? Metiéndose dentro del cuerpo del animal. Así como lo leen, a través de estos orificios que son lo suficientemente grandes para permitir meter la mano, y el brazo, dentro de uno de los estómagos de la vaca.

Según la fuente consultada, ElComercio.com en uno de sus especiales, la fistulación “puede parecer un hecho espeluznante”. Espeluznante es ver un atardecer, o presenciar el nacimiento de una nueva especie. Desde 365sustentable.com pensamos que es aberrante. La justificación científica para utilizar esta técnica es someter a estudio la digestibilidad de los alimentos en estos rumiantes.

¿Con qué objetivo les hacen huecos a las vacas?

Con esto se busca que la comida sea más económica y eficiente para que el ganado bovino pueda asimilar de mejor manera lo que ingiere y producir más leche y proteína. En otras palabras, experimentar con la vida de un ser vivo para exprimirle la vida y satisfacer el desmedido apetito destructivo humano.

Infografia de huecos a las vacas

Esta técnica de tortura se llama fistulación, que no es otra cosa que hacerle huecos a la vacas.

Algunos médicos aún ya conociendo la efectividad de los pastos siguen torturando a las vacas…

A pesar de que países como Nueva Zelanda ya conocen cuál es el pasto más eficiente y su tiempo óptimo de cosecha (tiempo con mayor cantidad de energía, proteína y minerales), Nelson Enríquez, médico veterinario, dice que la situación climática y topográfica en el Ecuador no es comparable con la realidad de otros países. Por lo tanto, la fistulación en las 12 vacas del Centro de Producción Genético El Rosario -manejado por el Iniap- resulta justificable para estudiar el rendimiento del pasto.

Otros médicos se cuestionan, aunque parezca una obviedad, si es necesario hacerles huecos a las vacas.

Ricardo Ferreira, ingeniero agrónomo del centro Dairy, en Nueva Zelanda, se pregunta si realmente la canulación en vacas es indispensable para estudiar la digestibilidad de los alimentos. El experto hizo una visita a El Rosario.

Todos los médicos saben que no es necesario hacerles huecos a las vacas, pero la tortura continúa.

De hecho, existen varios métodos menos invasivos que pueden dar resultados parecidos a los estudios con la materia del rumen, como la recolección de gases de los animales.

Una investigación realizada en Viena sobre las aplicaciones para evaluar la digestibilidad de alimentos, afirma que la metodología in vitro (en laboratorio fuera de un organismo vivo) es más económica, requiere menos tiempo y ayuda a mantener condiciones más precisas que procesos invasivos como la canulación.

Esto es la “fistulación”, la crueldad de hacerles huecos a las vacas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuente: ElComercio.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *