Ya es ley Argentina el uso terapéutico del cannabis

El proyecto, que ayer fue aprobado por unanimidad y sin debate en el Senado, permite acceder gratis a los derivados de la marihuana para tratamientos; la norma no contempla el autocultivo.

Cómo es la lucha de las madres que tienen hijos que necesitan cannabis medicinal.

Hace unos días en 365 sustentable te contamos que se abrió una clínica de cannabis medicinal en la provincia argentina de Mendoza.

Sin debate por miedo a perder el quórum, el Senado argentino aprobó por unanimidad la ley que legaliza el uso medicinal y terapéutico del cannabis y sus derivados, como el aceite, y deja en manos del Estado el monopolio del cultivo y la elaboración del producto que se utilice para los tratamientos.

La norma fue sancionada por 58 votos y fue festejada por más de un centenar de organizaciones de familiares de pacientes que sufren patologías que les provocan dolor o severas consecuencias que pueden ser aliviadas por el suministro de los derivados del cannabis en sus diferentes estados.

“Dada la importancia del tema y que hay mucha gente pendiente de la sanción de esta ley, pido que se vote sin debate”, propuso el senador Juan Manuel Abal Medina (FPV-Buenos Aires) ante el temor de que la sesión fracasara por falta de quórum por la extensión del debate.

A pesar de los festejos en el recinto, la ley no cubre las expectativas de médicos y familiares de pacientes, que pretenden que se autorice el autocultivo del cannabis para uso medicinal, una actividad que sigue siendo ilegal.

La ley crea el régimen que impulsa la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta y sus derivados, pero deja a cargo del Estado el cultivo y la producción.

Así, en su articulado se establece que el Ministerio de Salud de la Nación deberá garantizar el suministro de los insumos necesarios a aquellos pacientes que lo requieran y permite la importación y la producción por parte del Estado.

En qué consiste la ley argentina del cannabis medicinal.

En ese sentido, se autoriza a la Comisión Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) a cultivar la planta. La producción de los derivados del cannabis que tengan fines medicinales se fomentará a través de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (Anlap).

Además, la ley habilita a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) a permitir la importación de aceite de cannabis, cuya provisión será gratuita para quienes estén incorporados, anotación en un registro de por medio, en el programa nacional que crea la ley.

En todos los casos, las medidas de incentivo del cultivo e industrialización del cannabis estarán destinadas a fomentar el uso exclusivo medicinal, terapéutico y para la investigación.

La ley no establece qué organismo público será la autoridad de aplicación, sino que sólo señala que deberá estar en la órbita del Ministerio de Salud de la Nación. Una vez definida la cuestión, la oficina designada tendrá 60 días para reglamentar la norma.

La nueva ley no regula una parte sensible del reclamo por la legalización del uso medicinal de la planta de marihuana: la despenalización de cultivo doméstico del cannabis para casos terapéuticos.

En el debate en las comisiones que se hizo anteayer, una de las expositoras, representante de una organización de familiares de pacientes, confesó que cultiva marihuana en su casa para poder atender las necesidades terapéuticas de su hija. Pero destacó el contrasentido de no poder llamar a la policía ante la eventualidad de sufrir un robo en su domicilio porque terminaría detenida cuando los agentes descubrieran las plantas.

El proyecto fue aprobado en Diputados el año pasado y obtuvo dictamen en la Cámara alta con amplio apoyo de todas las bancadas menos de 24 horas antes de la sesión de ayer.

Fue en un plenario de tres comisiones en el que se escucharon fuertes alegatos de profesionales de la medicina a favor de los beneficios terapéuticos del cannabis y crudos testimonios de familiares de pacientes, sobre todo de chicos, de enfermedades neurológicas, como casos de epilepsia refractaria idiopática.

Los puntos clave

  • La ley establece un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal terapéutico y/o paliativo del dolor para el cannabis y sus derivados
  • La norma crea el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal del Cannabis
  • Se garantiza el acceso gratuito al aceite y demás derivados del cannabis

Mendoza, la 5° provincia en habilitar el uso

Detrás de Chubut, Neuquén, Santa Fe y Salta, Mendoza se convirtió en la quinta provincia en habilitar el uso medicinal del aceite de cannabis. El proyecto había sido avalado en la Cámara alta provincial el año pasado, pero tuvo diversas modificaciones, por lo que recién la semana pasada fue aprobada por Diputados. La presión de los últimos días de los familiares de los pacientes que sufren diversas afecciones, en su mayoría epilepsia refractaria, hizo que los legisladores se interiorizaran de la problemática, analizaran lo que sucede en otras partes del país y el mundo y decidieran finalmente avalar el proyecto.

Los cambios de base que se introdujeron en la iniciativa inicial se relacionan con la creación de un marco regulatorio para controlar el manejo del aceite de cannabis, la necesidad de seguir investigando sus propiedades y el impacto que tiene en la salud.

Fuentes: lanacion.com.ar Argentina: Abren una clínica de cannabis medicinal en la Provincia de Mendoza por iniciativa del médico Carlos Laje: ¿para qué funcionará?

365 SUSTENTABLE Written by:

Be First to Comment

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *